Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. ACEPTAR

Cuestión de vista

Dra. María Luisa Ramón Cano

Médico Oftalmólogo
Área de Segmento Anterior
Área de Segmento Posterior
Dra Maria Luisa Ramon

Icono destacado Tema Destacado: NUEVA CAMPAÑA CIRUGIA REFRACTIVA - Contacte con el experto

Optometría

OPTOMETRÍA CLINICA


oftalmar_18rpc.jpgoftalmar_19prf.jpg

oftalmar_20.jpg

La Optometría es la ciencia que estudia el sistema visual, específicamente las alteraciones no patológicas como los defectos de refracción (miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia), las disfunciones de la visión binocular (relación motora y sensorial entre ambos ojos), de la acomodación (capacidad de enfoque) y los trastornos del desarrollo y el aprendizaje en relación con las habilidades visuales. Para este fin utiliza una amplia variedad de instrumental específico para la valoración de los ojos. De esta manera permite aplicar una serie de tratamientos en los que se utilizan lentes (oftálmicas y de contacto), prismas, ejercicios visuales y dispositivos complejos para corregir y mejorar las capacidades visuales. Igualmente el optometrista, como profesional sanitario de atención primaria, está capacitado para prevenir y en su caso derivar al oftalmólogo patologías oculares para su valoración y tratamiento.

Por lo tanto, la Optometría, a caballo entre la Medicina y la Física, permite integrar los conocimientos de ambas disciplinas y proveer a los pacientes de cuidados y recursos para la óptima salud visual. La Optometría cuenta con especialidades establecidas como la Baja Visión, la Contactología y la Terapia y reeducación visual.

En Oftalmar apostamos por una atención integral a nuestros pacientes. La estrecha colaboración entre el optometrista y el oftalmólogo permite una exploración exhaustiva de la función visual.

 

TERAPIA VISUAL 

La terapia visual, entrenamiento visual o tratamiento ortóptico consiste en una serie de técnicas encaminadas a reforzar habilidades visuales concretas con el objeto de proporcionar una visión nítida y confortable. Básicamente un programa de terapia visual se trata de una secuencia de ejercicios que favorecen la adecuada función de los músculos intra y extraoculares. De esta manera puede “entrenarse” la capacidad de enfoque y desenfoque (acomodación), la habilidad en el movimiento de los ojos (motilidad sacádica y en seguimiento) o la capacidad de converger o divergir los ojos conjuntamente. De igual modo, la oclusión clásica favorece el desarrollo de la agudeza visual de los ojos vagos y obtiene resultados estables y en menos tiempo si se asocia a este tipo de ejercicios.

Como norma general, condiciones que tienen un alto índice de éxito con la terapia visual son:

-Insuficiencia de acomodación: incapacidad para enfocar correctamente los objetos o textos en visión de cerca en pacientes jóvenes.

-Exceso y espasmo de la acomodación: borrosidad en visión lejana tras intenso esfuerzo visual de cerca.

-Insuficiencia de la convergencia: visión doble en visión de cerca. Falta de concentración, dolores de cabeza y bajo rendimiento escolar.

-Exceso de la divergencia: visión doble en visión de lejos y estrabismo divergente (hacia fuera) intermitente.

-Ojo vago o ambliopía: agudeza visual disminuida incluso con la mejor corrección con gafas o lentillas.

También son tratamientos útiles para, realizados antes o después de una cirugía de estrabismo, permitir que los resultados finales sean más precisos y estables. La conciencia del campo visual periférico, la atención visual, la rapidez y precisión en la lectura, la coordinación ojo-mano, la fusión binocular central y periférica y la capacidad de visión del relieve son también mejorables con la terapia visual, lo que redunda en un mejor rendimiento laboral y académico.

Es fundamental un profundo examen visual que analice específicamente cómo se comportan los ojos, tanto individualmente como en su conjunto, para poder diseñar qué programa es el más adecuado. Aunque los niños suelen ser quienes más precisan de este tipo de ejercicios, personas de cualquier edad pueden beneficiarse de ellos.

Recomendamos realizar los ejercicios en casa con visitas periódicas programadas al terapeuta para confirmar que se alcanzan los objetivos propuestos. Los programas de terapia visual duran entre 1 y 3 meses para los cuadros clínicos más habituales. Los casos más complejos pueden curarse entre los 4 meses y el año de duración. Es importante realizar la terapia diariamente y con disciplina y continuidad. Se suelen diseñar los programas para que cada día deban dedicarse a los ejercicios entre 15 y 30 minutos.

La terapia visual no sólo se realiza en pacientes con un problema visual definido. Una gran cantidad de instituciones deportivas de alto rendimiento han implementado este tipo de programas para optimizar la función visual de sus deportistas. Esto significa que cualquier persona puede beneficiarse del entrenamiento visual y ver mejorada su función visual lo que es importante en determinadas profesiones.

 

OPTOMETRÍA DIAGNOSTICA

La Unidad de Rehabilitación Visual tiene como objetivo proporcionar un servicio adicional a la Unidad de Oftalmología Pediátrica y Estrabismos, permitiendo ofrecer un atención visual completa en problemas de rendimiento visual y visión binocular. En la Unidad de Rehabilitación Visual se desarrolla un programa personalizado de entrenamiento visual para cada caso orientado a la recuperación de distinto tipo de capacidades visuales y a la mejora del rendimiento visual del paciente, generando un gran impacto en la calidad de vida del mismo. Estos programas de entrenamiento incluyen ejercicios oculomotores, acomdativos y de vergencias, así como de tratamiento de las adaptaciones sensoriales en estrabismos. Actualmente se dispone de la tecnología más moderna para tal fin, incluyendo sistemas computerizados que permiten el tratamiento de la ambliopía y de ciertas anomalías binoculares de modo personalizado. 

 

BAJA VISION

La persona que presenta Baja Visión es aquella con una pérdida parcial de  visión que no puede ser corregida de una manera adecuada con gafas convencionales, lentes de contacto o cirugía.

El origen puede ser congénito, causado por traumatismo, o por distintas patologías. Las principales patologías causantes de Baja Visión son:

  1. Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).
  2. Glaucoma.
  3. Retinopatía Diabética.
  4. Cataratas.
  5. Retinosis Pigmentaria.
  6. Miopía degenerativa.
  7. Desprendimiento de Retina.
  8. Otras: en menor medida acromatopsias, albinismo, aniridia,  colobomas, distrofias, hemianopsias, nistagmus, uveítis y otras retinopatías y enfermedades congénitas.

A  pesar de los grandes avances logrados en el campo de la cirugía, no se ha podido evitar que algunas personas acaben por tener limitaciones en su visión, que afectan a su capacidad para desenvolverse en tareas que consideramos cotidianas: leer un recibo, poner una lavadora, jugar a las cartas, reconocer las caras de amigos y familiares etc.  No poder realizar ya estas actividades puede generar un estado de frustración, así como una mayor inactividad  en cualquier persona,  independientemente de su edad  o situación social.

La baja visión se encarga de aprovechar al máximo el resto visual de manera personalizada, a través de la utilización de ayudas y  su entrenamiento para conseguir mejorar la calidad de vida del paciente y aumentar su autonomía.

Las ayudas empleadas en Baja Visión son:

  • Lupas.
  • Gafas especiales.
  • Microscopios y telemicroscopios para cerca.
  • Telescopios para lejos.
  • Filtros para disminuir el deslumbramiento, mejorar el contraste o el confort visual.
  • Ayudas no ópticas tales como atriles, relojes parlantes, barajas de mayor tamaño…
  • En casos necesarios ayudas electrónicas adaptadas a ordenador o televisión.

Una vez en nuestra unidad de Baja visión, y tras un estudio individualizado se le ofrecerán todas las posibilidades dirigidas a aprovechar de la mejor manera el resto visual que presente el paciente.

CONTACTOLOGÍA

LENTES DE CONTACTO.

Las lentes de contacto o más comúnmente conocidas como “lentillas” son un medio de corrección de la refracción  alternativa a otros medios convencionales como las gafas. Proporcionan una imagen más natural ya que al estar situadas en el vértice del ojo minimizan el efecto de reducción o ampliación de la imagen que se produce a través de las gafas. De igual manera permiten que el campo de visión útil no esté restringido por el efecto de una montura. Existen varios tipos de lentes de contacto. Básicamente se pueden dividir en dos grandes grupos:

-         Lentes de contacto rígidas y semirrígidas o permeables a los gases: son de pequeño diámetro y se apoyan sobre la superficie de la córnea, la estructura ocular más externa y a través de la cual se propaga la luz en un primer momento. Proporcionan una excelente visión ya que son capaces de compensar, además de las dioptrías, las pequeñas imperfecciones de forma de la superficie ocular. De igual manera la transmisión de oxígeno hacia el ojo es magnífica lo que minimiza las complicaciones por el sobreuso. Su adaptación requiere de una alta especialización ya que debe procurarse que su adaptación al perfil del ojo sea correcta. Son inicialmente algo más incómodas y es importante que el paciente conozca que la sensación de cuerpo extraño desaparecerá progresivamente. Su papel en el control de la miopía es objeto de debate en la actualidad.

-         Lentes de contacto blandas: también llamadas hidrofílicas por su alto contenido en agua. Son de mayor tamaño que las anteriores pero su textura blanda permite que sean extremadamente cómodas desde el primer momento. Existe una amplísima variedad de diseños que van desde el uso convencional (duración de 1 ó 2 años) hasta el reemplazo frecuente (diario, semanal, quincenal, mensual, trimestral o semestral). Los nuevos materiales de hidrogel de silicona han supuesto un extraordinario avance en cuanto a favorecer la transmisión de oxígeno al ojo.

Las lentes de contacto tienen, de igual modo, usos menos convencionales:

-         Las lentes permeables a los gases con diseños especiales sirven para corregir defectos de la regularidad del ojo no compensables con otros métodos como gafas o cirugía. De entre ellos destacamos las ectasias corneales (queratocono y degeneración corneal pelúcida), irregularidades corneales consecuencia de cirugía refractiva no exitosa, y trasplantes de córnea. Nuevos diseños llamados de “geometría inversa” son eficaces para, usadas por la noche, reducir o eliminar cantidades significativas de miopía.

-         Las lentes de contacto blandas pueden usarse como terapéuticas o lentes “vendaje” en úlceras corneales que tardan en curarse. También pueden diseñarse como lentes protésicas para ayudar a pacientes con alteraciones estructurales como la  aniridia (ausencia de iris) y otras enfermedades oculares que resultan en un defecto estético. 


Icono destacado

PARA CUALQUIER INFORMACIÓN t: 965 269 108 m:663 878 421

  • Síguenos también en:
  • Oftalmar en facebook
  • Oftalmar en twitter
  • Oftalmar en youtube
Paginas web alicante Oftalmar